lunes, 29 de octubre de 2012

Tapapies, o cómo hincharse de tapas y cañas sin dejarte un pastizal



Esta semana el barrio de Lavapiés ha celebrado su particular feria de la tapa, en la que 56 bares del barrio más multicultural de Madrid han ofrecido tapa+caña por 2 euros. Así que aprovechando que tenía a mi compañero de pequeños placeres en Madrid y que nos gusta más un tapeo que a un tonto un lápiz allí que nos hemos ido.


Primera parada, "La redicha", donde nos sirvieron una tapa de migas en cazuelita de barro con chistorra y huevo de codorniz estupenda. Luego nos dimos cuenta de que este bar (como muchos otros) no participaba en el evento, pero se sumó a los precios populares. Así que podemos decir que además de las 56 tapas "oficiales" podíamos encontrar unas pocas más.
 
Migas - La redicha

Después de las migas con el estómago ya abierto tuvimos que hacernos camino entre una multitud de indios (de la India) que nos ofrecían menús baratos en sus restaurantes, que ocupaban toda la calle. Nos costó decir no, pero nos esperaba un mundo de tapas al final de la calle, así que nos mantuvimos firmes.

Nuestra siguiente parada fue en el restaurante peruano Eucalipto. Con una tapa de Causa Limeña, que era muy rica aunque escasa (nada que ver con el tochaco de causa que aparecía en la foto de promoción del evento). Pero bueno, por dos euros caña y tapa no nos vamos a quejar.
Causa Limeña - Eucalipto
Íbamos en busca de nuestra tercera tapa y decidimos ser selectivos, porque toda la calle Argumosa estaba llena de bares con la promoción, y no podiamos probarlas todas, al menos no en un día.
Nos conquistó el megacartel en la puerta de un restaurante chino-hindú (comida china + camareros indios) llamado Noche Blanca en el que aparecía una tapa de Dim Sum. Como amantes de la cocina asiática nos tomamos nuestro DimSum, que eran tres piezas diferentes con salsa agridulce. Los DimSum de toda la vida, nada especial, pero muy abundante para ser una tapa.

Razia - Noche Blanca

Salimos satisfechos aunque con ganas de seguir probando cositas. Así que nos sentamos en Achuri donde nos sirvieron nuestra caña y una tapa de Vitello Tonnato (una tostadita de pan con carne, salsa de atún y rúcula) Estaba correcto.

Vitello Tonnato - Achuri

En la calle había un jaleazo impresionante y eran ya las 17.00. Se mezclaban ya en los bares la gente que estaba tapeando, los que merendaban, y los que estaban de copas postcomida. Y en ese ambiente de gente que vive diferentes momentos del día a la misma hora y de indios con tenderetes callejeros ofreciendo samosas y pollo al curry, decidimos tomarnos la última.

Fue en el restaurante Fantástico, un sitio ecléctico de comida internacional (desde falafel a nachos). El pincho era precisamente eso, falafel sobre una tostada con queso y salsa de curry (o eso nos pareció). Estaba bastante bueno. Fue el favorito de Ma (para mi fueron las migas, por tener un poco más de elaboración).


Pincho Babel - Fantastico


En definitiva, salimos de allí contentos y hartos de comer. El año que viene repetiremos, seguro.

comentarios en Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario