domingo, 19 de enero de 2014

Un toallero DIY muy colorido

Seguimos adecentando nuestro nuevo pisito y dándole nuestro toque, y como nos hacía falta un toallero, decidimos irnos de caza a Tiger, una tienda de decoración y chismes varios a precios asequibles que nunca nos defrauda (no os perdáis su sección de artículos de coña).



Volvimos con una mezcla de animales de escayola interesante y una idea para nuestro baño. Como el piso es de alquiler y el baño tiene baldosas, no queríamos hacer mas agujeros de la cuenta y queriamos reutilizar los que ya había. Compramos un retal de contrachapado y pintura para madera de color wengue a juego con el resto de muebles del baño.

Tras un par de capas de pintura, atornillamos el contrachapado a la pared con un par de tornillos (que iban en los agujeros que ya estaban hechos) y con 3 tornillos mas pequeños colocamos en su sitio al pato, el rinoceronte y la vaca. Como se quedaron un poco sueltos les añadimos una gotita de adhesivo de montaje para asegurarlos.
Míralos qué quietecitos para la foto

Que los colores sean rojo, amarillo y verde es casualidad y no pretendemos utilizarlo para indicar el grado de suciedad de las toallas, aunque no es mala idea.

* Se nos rompió una cabeza de cerámica en el proceso. ¿Adivináis cual?

** Ningún animal fue maltratado durante la creación de este DIY.

comentarios en Facebook

1 comentario: